miércoles, 28 de mayo de 2014

.l.

¿Acaso tengo un cartel en la frente que dice “puedes hacerme el daño que quieras, yo aguanto” como para que vengas dispuesto a herir únicamente?

Si solo quería un beso ¿para qué agarro mi corazón?

¿Alguna vez te has preguntado, cómo me siento yo?…

Eres una tortura. Pero me gustas. Es algo así como masoquismo. 
Tú no te cansas de destruirme; y yo no me canso de reparar todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario